31.46°C

Cielo Claro

Chihuahua, Chihuahua



Martes 11 de junio de 2024

Guardia Nacional decomisa 80 vejigas de totoaba, producto por el que se pagan miles de dólares


En la estación de autobuses de Tlaquepaque, en Jalisco, los perros de la Guardia Nacional buscan droga, pero se paran en una caja de la que sale un fuerte olor a podrido. Los agentes la abren y se encuentran 18 kilogramos de vejigas de totoaba, una especie de pez en peligro de extinción que está protegida en México. Durante años las redes y anzuelos la sacaron del agua de forma masiva. En China el buche de estos animales es considerado una exquisitez y los millonarios del país asiático pagan altas cantidades de dinero por él. Los carteles mexicanos son los principales proveedores de lo que se considera “la cocaína del mar”.

La Guardia Nacional informó de que el pasado 8 de junio varios agentes aseguraron en la estación camionera de Tlaquepaque, a las afueras de Guadalajara, 80 piezas de buches —vejiga natatoria, que permite a los peces controlar su flotabilidad— de totoaba. Venían desde Ciudad de México. “Al pasar por el módulo de una empresa de mensajería y paquetería [...] uno de los ejemplares caninos se interesó por dos cajas de cartón, de donde emanaba un aroma de algún producto en descomposición”, explica el comunicado de la policía federal.

La vejiga de esta especie puede llegar a venderse en China por 20.000 dólares el kilo. Con base en esta medida, el paquete que se incautó en Tlaquepaque equivale a 360.000 dólares. El valor de la totoaba subió desde que México la declaró especie en peligro de extinción. El Gobierno prohibió su pesca en 1975. En 2024, en el alto golfo de California, dentro del mar de Cortés, de donde es endémica la especie, los pescadores la sacan del agua ilegalmente para que los carteles trafiquen con ella.

La investigadora del Instituto Brookings y experta en crimen organizado Vanda Felbab-Brown describía hace dos años en una entrevista con EL PAÍS el interés de los grupos delictivos en este producto. “Los carteles se dieron cuenta de que estos comerciantes chinos estaban ganando mucho dinero con las medusas (o aguamala), el buche de totoaba, los pepinos de mar, el abulón… y entonces empezaron a penetrar estas economías para dominarlas”, explicaba la experta.

En el país asiático, el buche de totoaba es considerado un alimento gourmet al que se le atribuyen propiedades afrodisíacas y beneficios para la salud, según un perfil del animal hecho por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente. La especie puede llegar a vivir 20 años y medir más de dos metros. La incapacidad de México para proteger a la totoaba provocó que en abril del año pasado el país recibiera una sanción de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres. México, uno de los mayores exportadores de animales exóticos del mundo, no podría vender ninguna especie silvestre al extranjero.